Huesos del tarso

La articulación de la muñeca es la compleja articulación formada entre los extremos distales (más alejados del cuerpo) del radio y el cúbito (dos huesos del antebrazo) y los huesos del carpo. Conecta el antebrazo con la mano y permite una buena amplitud de movimiento. Sin embargo, su uso repetitivo suele provocar lesiones.

El cúbito es el mayor de los dos huesos del antebrazo, aunque se estrecha en el extremo de la muñeca, para hacerse más estrecho que el radio en este punto. El radio está situado en el lado del pulgar de la muñeca, y el cúbito en el lado del dedo meñique. Forman la articulación de la muñeca con los huesos del carpo. En total hay 8 huesos del carpo que están dispuestos en dos filas, proximal y distal

Los cuatro dedos de la mano sirven para la actuación más externa; estos cuatro dígitos pueden plegarse sobre la palma de la mano, lo que permite agarrar objetos. Cada dedo, empezando por el más cercano al pulgar, tiene un nombre coloquial para distinguirlo de los demás

Las manos humanas contienen catorce huesos digitales, también llamados falanges: dos en el pulgar (el pulgar no tiene falange media) y tres en cada uno de los cuatro dedos. Son la falange distal, que lleva la uña, la falange media y la falange proximal.

Fractura del escafoides

Los huesos del carpo son los ocho huesos pequeños que forman la muñeca (o carpo) que conecta la mano con el antebrazo. El término “carpo” deriva del latín carpus y del griego καρπός (karpós), que significa “muñeca”. En la anatomía humana, la función principal de la muñeca es facilitar el posicionamiento eficaz de la mano y el uso potente de los extensores y flexores del antebrazo, y la movilidad de los huesos individuales del carpo aumenta la libertad de movimientos en la muñeca[1].

Leer más  Inflamación detrás de la rodilla

En los tetrápodos, el carpo es el único grupo de huesos de la muñeca entre el radio y el cúbito y el metacarpo. Los huesos del carpo no pertenecen a los dedos individuales (o a los dedos de los pies en los cuadrúpedos), mientras que los del metacarpo sí. La parte correspondiente del pie es el tarso. Los huesos del carpo permiten el movimiento y la rotación vertical de la muñeca[1].

Cuando se consideran como hileras emparejadas, cada hilera forma un arco que es convexo proximalmente y cóncavo distalmente. En el lado palmar, el carpo es cóncavo y forma el túnel carpiano, que está cubierto por el retináculo flexor[2] La fila proximal (que comprende el escafoides, el lunar y el triquetral) se articula con las superficies del radio y la fila distal del carpo, por lo que se adapta constantemente a estas superficies móviles. Dentro de la fila proximal, cada hueso del carpo tiene una ligera movilidad independiente. Por ejemplo, el escafoides contribuye a la estabilidad del carpo medio al articularse distalmente con el trapecio y el trapezoide. En cambio, la fila distal es más rígida, ya que su arco transversal se mueve con los metacarpianos[3].

Huesos de la mano

Una fractura de escafoides (navicular) es una rotura de uno de los huesos pequeños de la muñeca. Este tipo de fractura se produce con mayor frecuencia tras una caída sobre una mano extendida. Los síntomas de una fractura de escafoides suelen incluir dolor y sensibilidad en la zona situada justo debajo de la base del pulgar. Estos síntomas pueden empeorar cuando se intenta pellizcar o agarrar algo.

Leer más  Férula para dedo casera

El tratamiento de una fractura de escafoides puede ir desde el enyesado hasta la cirugía, en función de la gravedad de la fractura y de su ubicación en el hueso. Dado que algunas partes del escafoides tienen un escaso riego sanguíneo -y una fractura puede interrumpir aún más el flujo de sangre al hueso-, es frecuente que haya complicaciones en el proceso de curación.

La muñeca está formada por los dos huesos del antebrazo -el radio y el cúbito- y ocho pequeños huesos del carpo. Los huesos del carpo están dispuestos en dos filas en la base de la mano. Hay cuatro huesos en cada fila.

El escafoides es uno de los huesos del carpo en el lado del pulgar de la muñeca, justo por encima del radio. Este hueso es importante tanto para el movimiento como para la estabilidad de la articulación de la muñeca. La palabra “escafoides” viene del término griego que significa “barco”. El hueso escafoides se parece a un barco por su forma relativamente larga y curvada.

Flexibilidad de la muñeca

El hueso pisiforme (/ˈpaɪsɪfɔːrm/ o /ˈpɪzɪfɔːrm/), también deletreado pisiforme (del latín pisifomis, en forma de guisante), es un pequeño hueso sesamoideo nudoso que se encuentra en la muñeca. Forma el borde cubital del túnel carpiano.

El pisiforme es un hueso sesamoideo, sin membrana de recubrimiento de periostio. Es el último hueso del carpo en osificarse. El hueso pisiforme es un hueso pequeño que se encuentra en la fila proximal de la muñeca (carpo). Está situado donde el cúbito se une a la muñeca, dentro del tendón del músculo flexor del carpo[1]: 199, 205

Leer más  Lupus en la piel

El hueso pisiforme, junto con el hamulus del hamate, define el límite medial del túnel carpiano[2] porque el cuerpo pisiforme actúa como uno de los cuatro puntos de fijación del retináculo flexor[3]. También actúa como lugar de fijación de los tendones del abductor de los dedos menores y del flexor carpi ulnaris, tendón en el que se desarrolla. [4] [2] El pisiforme es el único hueso del carpo con inserciones y anclajes para el abductor de los dedos menores y el flexor del carpo ulnaris [2] Se sugiere que, debido a la sorprendente amplitud de movimiento del pisiforme a lo largo de su superficie de articulación con el hueso triquetral (se permite alrededor de 1 cm de movimiento), la contracción del flexor del carpo ulnaris es necesaria para que el pisiforme se mantenga lo suficientemente estable para que el abductor de los dedos menores funcione eficazmente [5].

Por Ricardo Piñero

Hola mundo, soy Ricardo Piñero. En mi blog encontrarás diversas noticias de actualidad.