Ejercicios para la fractura del húmero proximal

Las fracturas del cuello humeral proximal también se conocen más generalmente como fracturas del húmero proximal. Aunque algunas personas se refieren a ellas como fracturas de hombro, nosotros preferimos evitar ese término, ya que hay muchos huesos alrededor del hombro. Las fracturas de húmero proximal se encuentran entre las más comunes que ven nuestros cirujanos ortopédicos. Pueden producirse en cualquier grupo de edad, aunque lo más frecuente es que se deban a una caída en individuos de edad avanzada. Prestamos especial atención a las fracturas de húmero proximal que se producen por lesiones relativamente menores en pacientes de 50 años o más, ya que pueden ser un signo de osteoporosis.

Los pacientes suelen ser atendidos primero en la sala de urgencias, donde se hace el diagnóstico. El médico de urgencias puede intentar reducir (o “fijar”) la fractura antes de inmovilizarla con un cabestrillo, un collarín o una escayola colgante. La finalidad de todas las formas de inmovilización es permitir que la gravedad tire hacia abajo del codo, lo que ayuda a alinear la fractura del húmero proximal mientras se cura.    A diferencia de muchas otras fracturas, no es posible “enyesar” una fractura de húmero proximal, ni es necesario en este caso para permitir la curación.

Leer más  Me duele la cadera del lado izquierdo

Tratamiento de la fractura proximal del húmero en la tercera edad

Su recuperación total puede tardar hasta dos años. Después de este tipo de lesión, es inevitable cierto grado de rigidez y es posible que no pueda levantar completamente el brazo por encima de la cabeza. El objetivo es recuperar un buen movimiento funcional para realizar sus tareas diarias habituales. Es posible que necesite ayuda de fisioterapia para su recuperación una vez que la fractura haya empezado a curarse.

Es más fácil utilizar camisas con botones delanteros y pantalones con cintura elástica en las primeras semanas. Al vestirse, ponga primero el brazo lesionado en mangas y, al desvestirse, saque primero el brazo no lesionado y luego el brazo lesionado.

Puede que le resulte más fácil dormir más erguido de lo habitual, utilizando almohadas para apoyarse en la cama o en un sillón reclinable. Estas lesiones suelen ser muy dolorosas y es probable que necesites tomar analgésicos, sobre todo en las dos primeras semanas. Tómelos según las indicaciones de su farmacéutico o médico.

Para lavar la parte inferior del brazo, inclínese ligeramente hacia delante mientras el brazo está fuera del cabestrillo, como si estuviera haciendo el ejercicio de enderezar el codo. Inclínese un poco hacia delante para que el brazo cuelgue ligeramente del cuerpo. Entonces debería poder lavarse y aplicarse desodorante.

Complicaciones de la fractura proximal del húmero

Alrededor del 80% de las fracturas del húmero proximal son lo que los profesionales médicos denominan “no desplazadas”, lo que significa que los huesos rotos permanecen en su posición anatómica correcta. Las fracturas no desplazadas y mínimamente desplazadas suelen poder tratarse con éxito sin necesidad de cirugía. Por el contrario, la cirugía puede ser necesaria cuando los huesos se desplazan de su posición normal. No obstante, el tratamiento de las fracturas desplazadas en los ancianos sigue siendo controvertido debido a la mala cicatrización del hueso.1

Leer más  Me cuesta respirar profundo

Entre las complicaciones menos comunes pero más graves se encuentran la falta de curación de la fractura y la muerte del hueso causada por un suministro insuficiente de sangre (necrosis avascular). Si el hueso fracturado de la parte superior del brazo se inmoviliza durante demasiado tiempo, el paciente puede ser incapaz de mover el hombro (una afección denominada hombro congelado o capsulitis adhesiva).3

En algunos casos, el húmero proximal fracturado debe repararse o sustituirse quirúrgicamente. Los cirujanos pueden utilizar clavos, placas y tornillos para unir los trozos de hueso. Si el hueso no se puede reparar quirúrgicamente, se puede sustituir la bola del hombro.

Rotura de húmero semana 4

La fractura proximal del húmero, también conocida como fractura de húmero, es una rotura del hombro en la parte superior del hueso del brazo. El hueso suele fracturarse justo por debajo de la bola de la articulación del hombro. Puede producirse en pacientes de todas las edades por diversas causas traumáticas. A menudo es el resultado de una caída en un paciente de edad avanzada o de un accidente de moto o de automóvil en pacientes más jóvenes.

El húmero proximal es la bola de la articulación del hombro. Permite mover el hombro en círculos y permite que los músculos estén bajo la tensión correcta para mantener la fuerza. Los músculos del manguito rotador están unidos a este hueso. La artritis del hombro se produce cuando el cartílago y la superficie articular de la rótula se vuelven irregulares.

Leer más  Hernia de disco cervical ejercicios

La exploración física y las pruebas de imagen se utilizan para diagnosticar las fracturas del húmero proximal.  El diagnóstico preciso y rápido de este tipo de fractura es fundamental porque junto a este hueso discurren importantes vasos sanguíneos y nervios que pueden resultar lesionados cuando se rompe.  El médico también buscará cualquier herida abierta sobre la lesión. A veces el hueso presiona contra la piel haciendo que ésta se “tienda”. Una presión excesiva puede hacer que el hueso atraviese la piel.

Por Ricardo Piñero

Hola mundo, soy Ricardo Piñero. En mi blog encontrarás diversas noticias de actualidad.