Cirugía de fractura de cúbito

Cuando una muñeca se rompe, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para devolver los huesos a su posición y que se curen bien. La fractura de radio distal y la fractura de escafoides son dos tipos comunes de fracturas de muñeca que requieren cirugía.

En el caso de una fractura de radio distal, la cirugía es necesaria si el hueso está tan fuera de su sitio que no puede corregirse con una escayola. Suele implicar la realización de una incisión para acceder directamente a los huesos rotos y mejorar su alineación. Se utilizan dispositivos de fijación interna, como placas, varillas o tornillos, para mantener la posición adecuada de los huesos durante la curación. A veces se utiliza un marco estabilizador externo para mantener los huesos en su sitio.

Si los huesos del escafoides están fuera de su posición, es necesario operar. La cirugía se denomina reducción abierta y fijación interna.  En este procedimiento, el cirujano alinea los extremos de los huesos e inserta un tornillo metálico para mantener el escafoides en su sitio hasta que el hueso esté completamente curado. En ocasiones, se necesita un injerto óseo para ayudar a la curación. El injerto se toma del antebrazo o de la cadera, se coloca entre el escafoides roto y se fija con un tornillo metálico, permitiendo que los huesos se fusionen.

Complicaciones de las fracturas de radio y cúbito

Las fracturas del antebrazo pueden producirse a diferentes niveles: cerca de la muñeca, en el extremo más alejado (distal) del hueso, en el centro del antebrazo o cerca del codo, en el extremo superior (proximal) del hueso. Pueden producirse por un golpe directo (una caída sobre el antebrazo o un impacto directo de un objeto) o por una lesión indirecta. Esta última suele ser secundaria a la caída sobre un brazo extendido.

Leer más  Me duelen las piernas cuando duermo

Una fractura estable, simple y aislada del cúbito (secundaria a un golpe directo) puede tratarse con una escayola durante unas cuatro a seis semanas. Su médico seguirá de cerca su evolución con radiografías para asegurarse de que la fractura no se desplaza y de que el hueso cicatriza correctamente. Durante este tiempo, no se permite levantar ni cargar peso.

Tras la retirada de la escayola, comenzará la fisioterapia con ejercicios específicos para recuperar la amplitud de movimiento del codo y la muñeca y la rotación del antebrazo. Su médico le permitirá cada vez más levantar pesos en función de cómo esté curando su fractura.

La cirugía se lleva a cabo en la mayoría de los casos de antebrazo y suele realizarse a través de una o dos incisiones a diferentes niveles y lados del antebrazo. Las fracturas se reducen y se mantienen unidas con placas y tornillos. Después de la cirugía, se le colocará una férula corta en el antebrazo para mayor comodidad y protección. No podrá levantar peso durante las seis semanas siguientes a la intervención.

Fractura desplazada de radio y cúbito en un niño

El antebrazo está formado por dos huesos, el radio y el cúbito. Estos pueden romperse por separado o juntos. Esto puede ocurrir en pacientes de todas las edades por diversas causas traumáticas. El hueso puede romperse de muchas maneras diferentes y puede variar en gravedad. Si sólo se rompe un hueso, a menudo se produce una dislocación de la muñeca o del codo. A veces el hueso se rompe y sobresale a través de la piel. Esto se denomina fractura abierta y requiere una intervención quirúrgica urgente. Cada tipo de fractura requiere un tratamiento individualizado, por lo que es importante que el médico diagnostique y trate la lesión de forma adecuada.

Leer más  Formula para calcular el indice de masa corporal

La función del antebrazo es conectar el codo con la muñeca. La forma de los huesos del antebrazo es importante porque permite la rotación. Esto es lo que hace posible girar la palma de la mano hacia arriba y hacia abajo. La alineación de los huesos del antebrazo también mantiene el movimiento correcto de las articulaciones de la muñeca y el codo. Una mala posición puede afectar a la capacidad de doblar o enderezar el codo o la muñeca.

La exploración física es importante en la evaluación de estas lesiones. Cerca de los huesos se encuentran importantes vasos sanguíneos y nervios que pueden lesionarse cuando se rompen. El médico también buscará cualquier herida abierta sobre la lesión. A veces el hueso presiona contra la piel haciendo que ésta se “tienda”. Una presión excesiva puede hacer que el hueso atraviese la piel.

Rehabilitación de fracturas de radio y cúbito

Las fracturas del antebrazo pueden producirse cerca de la muñeca, en el extremo más alejado (distal) del hueso, en el centro del antebrazo o cerca del codo, en el extremo superior (proximal) del hueso. Este artículo se centra en las fracturas que se producen en los segmentos medios del radio y el cúbito. Las fracturas que afectan a la muñeca o al codo se tratan en artículos separados.

Leer más  Fase terminal de neumonía

Si mantiene los brazos a los lados con las palmas de las manos hacia arriba, el cúbito es el hueso más cercano al cuerpo y el radio está más cerca del pulgar. El cúbito es más grande en el codo – forma la punta del codo – y el radio es más grande en la muñeca.

El principal movimiento del antebrazo es la rotación: la capacidad de girar nuestras palmas hacia arriba o hacia abajo. El cúbito permanece inmóvil mientras el radio gira a su alrededor. Este es el movimiento que se utiliza para girar un destornillador o para girar una bombilla. Las fracturas del antebrazo pueden afectar a la capacidad de rotar el brazo, así como de doblar y enderezar la muñeca y el codo.

En algunos casos, el hueso se rompe de tal manera que los fragmentos de hueso sobresalen a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso roto. Esto se denomina fractura abierta y requiere atención médica inmediata por el riesgo de infección.

Por Ricardo Piñero

Hola mundo, soy Ricardo Piñero. En mi blog encontrarás diversas noticias de actualidad.